Comercio proyecta que sus ventas crecerán en torno a 4% el próximo año, impulsadas por un mejor escenario macroeconómico en el país

Comercio proyecta que sus ventas crecerán en torno a 4% el próximo año, impulsadas por un mejor escenario macroeconómico en el país

Un movido año experimentó el sector del comercio este 2017. Esto, porque si bien la economía nacional continúo desacelerada, y por ende también el consumo local, la masiva llegada de turistas argentinos al país permitió al rubro cerrar el ejercicio con cifras positivas.

Así, la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) estima que la actividad cerrará el año con un crecimiento en las ventas de un 3,7%, dejando atrás el desalentador escenario que experimentó el sector durante 2016.

En este contexto, 2017 se habría transformado en un año de transición, el cual dará paso al inicio de un nuevo ciclo mucho más auspicioso. Lo anterior, considerando que en el comercio estiman que el próximo año las ventas continuarán una trayectoria positiva para luego, en el largo plazo, retomar los crecimientos observados hace unos cinco años.

En esta línea, desde la CCS indican que “prevemos un crecimiento de aproximadamente 4,3%, mejorando el 3,7% con que estimamos que cerrará 2017”. Este avance, según detallaron, se explicaría principalmente por un escenario económico local más dinámico.

“La recuperación prevista en el crecimiento del PIB, a 3%, en el empleo y en los ingresos salariales dará mayores holguras de consumo a los hogares, en un contexto de mejores expectativas de consumidores y empresas”, detallaron desde la CCS.

Una visión similar tiene la gerenta del Departamento de Estudios de la Cámara Nacional del Comercio (CNC), Bernardita Silva, quien señala que “estimamos que el PIB del comercio crezca en un rango de 2,8% a 3,8% y el Índice de Ventas Minoristas de la CNC crecería entre un 3,5% y 4,5%”.

No obstante lo anterior, la ejecutiva precisó que pese a esta recuperación, el sector continuará estando expuesto a algunos riesgos que podrían entorpecer este avance. “Hay consenso de que el escenario se ve más auspicioso para 2018, junto con un mayor crecimiento global y mejores expectativas, pero necesitamos concentrar los esfuerzos en crecer y aumentar nuestra productividad, atraer a los inversionistas y recuperar las confianzas. Hay sectores que aún se encuentran débiles y pueden repercutir en la anhelada recuperación”, detalló Bernardita Silva.

Bienes durables pierden protagonismo

Si bien los protagonistas del sector del comercio este año fueron los bienes durables -entre los que figuran artículos como computadores, celulares, automóviles, televisores y electrodomésticos-, en 2018 este tipo de productos no alcanzarán los niveles de ventas observados en el último ejercicio.

Según afirman desde la CCS, “prevemos un cierto cambio en la composición del consumo: una moderación en la trayectoria de durables, que ha sido extraordinariamente expansiva en los últimos dos años, y un repunte en el consumo de bienes no durables, que ha permanecido muy deprimido en 2016 y 2017”.

La misma proyección hace la gerenta de Estudios de la CNC, quien asegura que “el consumo continuará creciendo de manera pausada durante 2018, con un menor crecimiento de los bienes durables, que han sido el motor del sector durante este año”.

Este cambio de tendencia se explicaría, precisa, porque “según el índice de confianza de GfK Adimark en sus últimas mediciones, los consumidores están más optimistas con respecto a la situación del país actual y futura, pero a su vez están menos optimista en lo que se refiere a su consumo de artículos para el hogar, vehículos y vivienda”.

Moderación en la llegada de turistas

Otra tendencia que sufriría un vuelco durante el próximo año dentro del sector del comercio sería el consumo por parte de extranjeros en el país, especialmente de los visitantes argentinos que fueron uno de los principales impulsores de las ventas durante este año.

Esto, porque si bien a fines de este año ya se comenzó a ver una moderación en el consumo de los trasandinos debido a un menor atractivo en los precios de los bienes comercializados en Chile, durante el próximo año este patrón continuaría e incluso podría incrementarse.

“La llegada de argentinos ya se ha visto resentida este 2017. Las compras de argentinos en el tercer trimestre de este año crecieron solo un 12% versus alzas sobre 100% en 2016. Si bien los trasandinos seguirán siendo los que representen la mayor parte de los gastos de extranjeros en el país, estos irán de a poco reduciendo sus visitas de shopping en la medida que vamos perdiendo las ventajas competitivas y se haga menos atractivo comprar acá”, aseguró Bernardita Silva, de la CNC.

Desde la CCS comparten esta visión y agregan que “el turismo de compras seguirá siendo un factor relevante para el sector, si bien esperamos una cierta moderación en su tasa de crecimiento, debido a la reducción de impuestos para la importación de productos tecnológicos en Argentina”.

No obstante, también indican que “de cualquier forma, los diferenciales de precios siguen siendo significativos, como asimismo ocurre con el atractivo de la categoría vestuario, en términos de precio y selección”.

Fuente: El Mercurio