Prevención de fraudes se toma agenda del Retail Financiero

Prevención de fraudes se toma agenda del Retail Financiero

La semana pasada se desarrolló la cuarta sesión del consejo consultivo que reúne a los miembros del Retail Financiero y a las organizaciones de consumidores. En la cita, se analizó la evolución del ranking de reclamos del Sernac, como la creación de una comisión que permita trabajar en la prevención de fraudes con medios de pago electrónico.

En ese sentido, Támara Mesa, regional networker de Consumer International para la región latinoamericana, calificó la instancia como “inaudita, siempre es el Estado quien llama a las empresas a que implementen medidas”.

Un aspecto que fue valorado por las organizaciones presentes, como la Conadecus y la Odecu, es la caída de un 49% de los reclamos hacia el mercado financiero entre 201 1 y 2016. No obstante el tema que se tomó la agenda fue la forma de prevenir los fraudes. Según Claudio Ortiz, vicepresidente del Retail Financiero, el 70% de las operaciones fraudulentas se realizan mediante el comercio electrónico.

Sergio Rodríguez, consultor senior de Innovapay y quien expuso en el consejo, apuntó que “la única forma de atacar el fraude es de forma integral”. Esto significa que para ello, se necesita un trabajo en conjunto de las empresas, los consumidores y las autoridades. Una de las conclusiones del consejo, según declaró Rodríguez, es que se debe “participar y entregar información, ya que en fraude no se compite, sino que se comparte información”. De esa forma, el Retail Financiero planea que se pueda desarrollar una estrategia a mediano y corto plazo para poder combatir de forma integral la prevención de fraudes. Además, Rodríguez agregó que “la idea es trabajar de forma paralela al Sernac en esta materia”.

También salió humo blanco respecto a la capacidad de respuesta de la industria frente a los reclamos de los consumidores. Ante ello, Ortiz afirma que uno de los compromisos fue establecer un canal de comunicación entre las empresas del gremio con las organizaciones de consumidores para responder en 30 días a los clientes. La idea es que las organizaciones actúen como interlocutores, y de esa forma reaccionar más rápido.

Fuente: Diario Financiero