Retail Educa

El consumidor informado siempre podrá tomar mejores decisiones de compra, las que redundarán en que, haciendo buen uso de su crédito, conseguirá sacar el máximo provecho de esta herramienta.

Por este motivo, a continuación se ofrecen una serie de instrumentos que esperamos, sean de utilidad para todas las personas que deseen aprender a hacer un correcto uso de su tarjeta de crédito.

Tips de crédito
Porque el acceso al crédito es una herramienta que puede tener múltiples beneficios si hacemos un correcto uso de ellas, a continuación ofrecemos una serie de consejos prácticos. Sobre la decisión de compra
  • Compare el valor del crédito en diferentes locales, consultando el mismo monto y número de cuotas.
  • Evalúe lo conveniente del crédito, comparando lo que cuesta el bien o servicio al contado y lo que terminará pagando a crédito.
  • Use el crédito sólo para compras realmente necesarias o para inversiones que signifiquen un ahorro posterior.
  • Decida con anticipación qué es exactamente lo que necesita comprar y cuánto puede gastar. No compre por impulso o presión.
  • Trate de dar el mayor abono o pie posible. Esto permite reducir el número de cuotas u obtener cuotas de menor valor.
  • Priorice entre aquellos bienes esenciales y aquellos que no lo son.
Sobre los gastos
  • Destine un monto mensual al ahorro, aunque sea pequeño.
  • Mantenga un presupuesto actualizado con todos sus ingresos, gastos y compromisos financieros.
  • Evalúe caso a caso la necesidad de endeudarse.
  • Procure entender la información comercial asociada a su deuda. Si no la comprende, pregunte.
  • Evite pagar la cuota mínima: en lo posible busque la forma de extinguir la deuda lo más rápido posible.
  • Maneje, dentro de sus posibilidades, un fondo para emergencias.
Sobre el pago
  • Evite pagar deudas con otra tarjeta de crédito.
  • Si es necesario, repacte sus deudas.
  • Si mantiene diferentes tarjetas y créditos, intente consolidarlos todos en uno o dos lugares, privilegiando la menor tasa y el mayor plazo.
  • Pague sus tarjetas y compromisos financieros dentro de los plazos definidos.
  • Informe a tiempo cualquier cambio relacionado con sus datos personales. Así siempre podrá recibir sus cuentas a tiempo.
Glosario de términos

En el mundo financiero existe un sinnúmero de términos técnicos que sirven para definir usos, funciones y tipos de créditos. Por ello, a continuación ofrecemos un breve diccionario de terminología técnica para consumidores.

Tarjeta de crédito

Documento o plástico emitido por una casa comercial, respaldado por el correspondiente contrato, que permite disponer de una línea de crédito para ser usada como medio de pago en la compra de bienes y/o servicios en aquellos establecimientos habilitados (la misma casa comercial o comercios adheridos). Por tratarse de una herramienta que permite disponer del crédito, contiene elementos de seguridad destinados a resguardar al titular de posibles fraudes.

La mayoría de los emisores de tarjetas de crédito están trabajando para que un futuro cercano, la tarjeta sea aún más segura, para lo cual al momento de efectuar una compra se deberá usar una clave secreta.

Comisiones

Son los costos asociados a las tarjetas de crédito por concepto de mantención o administración, que generalmente es cobrada sólo si existe un saldo por pagar y/o se han efectuado transacciones en el período. Además, la mayoría de las casas comerciales aplica comisiones por la prestación de servicios adicionales, como compras en cuotas, avances en efectivo, uso de cajeros automáticos, entre otros.

Cabe destacar que la ley permite al emisor de la tarjeta de crédito el cobro de estos cargos.

Crédito

Es un préstamo en dinero que se le otorga al tarjeta habiente. En esta operación la persona se compromete a devolver el monto solicitado en plazo definido según las condiciones establecidas para dicho préstamos (cuotas), más los intereses devengados y seguros y costos asociados, en caso de existir.

Cupo disponible

Es el monto aún no utilizado en la línea de crédito del tarjetahabiente que aún puede utilizar para efectuar compras, pagar servicios y obtener avances en efectivo.

Seguros asociados

Las tarjetas de crédito pueden tener asociados los siguientes seguros:

  • Seguro desgravamen: Se trata de un seguro asociado al crédito, de tal forma que si el titular fallece, el total de la deuda queda cancela, sin que los familiares deban incurrir en gastos.
  • Seguro de desempleo, incapacidad temporal y/o enfermedades graves: Estos seguros cubren la deuda contraída con el emisor en caso de desempleo involuntario, incapacidad temporal o de alguna enfermedad grave del titular, generalmente con una cobertura máxima por evento.
  • Seguro de fraude: Este seguro cubre daños patrimoniales al asegurado por mal uso de la tarjeta, como consecuencia de robo, hurto, pérdida o extravío y/o clonación del plástico, con un tope por evento.

Tasa de interés

Es lacompensación que espera recibir el que entrega un crédito. En el caso de las tarjetas de crédito, el que presta es el emisor de dicha tarjeta (casa comercial), y la tasa corresponde a un porcentaje del crédito otorgado. Dicho interés no puede exceder de la Tasa Máxima o Tasa Máxima Convencional por invertir.

Tasa de interés máxima convencional

Es el límite superior que puede alcanzar la tasa de interés y corresponde a un 50% más que el Interés Corriente. Es fijada por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras y la trasgresión a este límite está sancionada por la ley 18.010 (Artículo 6).

Avance en efectivo

Es un retiro de dinero en efectivo efectuado con la tarjeta de crédito, el que, generalmente, se obtiene del cupo disponible. Este avance se paga en según las cuotas y el interés pactados con el emisor.

Estado de Cuenta

Documento periódico a través del cual el emisor de la tarjeta informa detalladamente al cliente acerca de los movimientos u operaciones realizadas en un período de tiempo determinado (generalmente 30 días), llamado “Período de Facturación†.

El Estado de Cuenta debe informar al menos: Nombre del titular y número de la tarjeta; fecha del estado; fecha de vencimiento y monto mínimo de pago; detalle de las compras o usos de servicios, registrados en el período informado, que indique el nombre del establecimiento, la fecha y el monto; avances otorgados (fecha y monto); intereses (tasa, monto y período sobre el que se aplican); otros cargos (concepto y monto); pagos efectuados por el titular (fecha y monto); saldo adeudado a la fecha y monto disponible y tasa de interés que rige para el período siguiente.

Pago mínimo

Algunas tarjetas cuentan con la opción de efectuar un pago mínimo mensual, que es menor que el pago total facturado en el período. Lo que se debe tener claro es que la diferencia entre los facturado y lo pagado, genera una nueva deuda (revolving). Siempre es recomendable pagar el monto total de la deuda facturada en el período, salvo que existan condiciones particulares que no lo permitan.

Crédito rotatorio (revolving)

Al cancelar el pago mínimo establecido en el Estado de Cuenta, se genera un saldo (diferencia entre lo facturado y lo pagado), que origina una nueva deuda (revolving) a la que se le aplica la tasa de interés vigente para el nuevo período y se suma al saldo de deuda de esta modalidad, correspondientes a los períodos anteriores, si existieren. Esta deuda puede ser pagada por el cliente de manera diferida en el tiempo.

Morosidad

Se incurre en morosidad, cuando un cliente no paga su cuenta en la fecha de vencimiento de la misma. Si se paga un monto que no alcanza a cubrir el total facturado en el período, la diferencia no pagada pasará a constituir un monto en mora, salvo que se utilice la fórmula del revolving.

El emisor de la tarjeta está facultado legalmente para cobrar intereses sobre el monto adeudado y gastos de cobranza en que incurra. Por ello es importante no atrasarse en los pagos. Si tiene algún apuro, lo más recomendable es refinanciar su deuda.

Los montos y condiciones que los emisores pueden cobrar por concepto de gastos de cobranza, se encuentran regulados por la Ley de Protección de Derechos de los Consumidores (Ley 19.496)

Endeudamiento

Es la suma de los compromisos de pago adquiridos que deben estar considerados en el presupuesto familiar.

Sobreendeudamiento

El sobreendeudamiento se produce cuando se adquieren muchos compromisos de pago que finalmente no se pueden cumplir por diferentes motivos. Muchas veces esta situación ocurre por el uso de varias tarjetas de crédito, lo que dificulta la capacidad para cubrir el pago mensual de cada una de ellas.

Recomendaciones generales
El poseer una tarjeta de crédito implica tener derechos y deberes. Por ejemplo, es importante que todo cliente conozca cómo cuidar su tarjeta para no correr riesgos innecesarios, revisar sus estados de cuentas y consultar al emisor ante cualquier duda. Estas son algunas de las recomendaciones generales que le entregamos en esta sección. Seguridad
  • Mantener la tarjeta de crédito en un lugar seguro.
  • Evitar dejarla en cualquier lugar.
  • No entregarla a cualquier persona.
  • Si usa clave, cuidar la privacidad de la misma.
  • Utilizar claves que sean difíciles de adivinar (no usar la fecha de nacimiento, la dirección de su casa, números correlativos como 1,2,3,4…)
  • En caso de hurto, debe dar aviso de inmediato al emisor de la tarjeta para su bloqueo, ya sea en forma presencial, telefónica o a través de cualquier otro medio que el emisor tenga disponible. Además, se debe efectuar la denuncia ante Carabineros. La casa comercial deberá –por la misma vía-proporcionar un número o código de recepción y la constancia de la fecha y hora de ingreso. Con esta acción, usted queda protegido de cualquier cargo realizado en forma posterior al aviso. Si su tarjeta tiene seguros asociados, recuerde hacer la denuncia del siniestro correspondiente, dentro del plazo acordado con la compañía de seguros.
Sobre el contrato y el pago del crédito
  • Al sacar una tarjeta de crédito, lea con detención el contrato y aclare todas las dudas antes de firmarlo.
  • Infórmese bien sobre las características y beneficios de cada tarjeta antes de elegir cuál sacará.
  • Evite el uso de varias tarjetas de crédito. Esto podría producir un desorden en sus gastos.
  • Revise siempre su Estado de Cuenta. Si tiene dudas u observaciones, no dude en contactarse con el emisor.
Calculadora de Créditos del Retail

Antes de tomar la decisión de comprar en cuotas es importante informarse de las condiciones de éstas y del valor que se pagará por el producto. Para hacer más simple esta operación, ponemos a disposición de los consumidores una calculadora que permitirá entender cómo opera este proceso.

Antes de tomar la decisión de comprar en cuotas es importante informarse de las condiciones de éstas y del valor que se pagará por el producto. Para hacer más simple esta operación, ponemos a disposición de los consumidores una calculadora que permitirá entender cómo opera este proceso.

Ver Calculadora

*Simulación exclusivamente referencial.

Evolución del consumidor chileno

En la última década es posible apreciar un cambio en el perfil del consumidor. Distintos elementos han influido en su comportamiento: aumento de las expectativas de vida combinado con una declinación de la natalidad; un mayor nivel de instrucción; la paulatina incorporación de la mujer al mundo laboral, lo que trae consigo un consumidor femenino más calificado, con menos tiempo y, que por lo tanto, privilegia hábitos que impliquen ahorro en tiempo y energía.

Otro cambio que evidencia el Censo de 2002 –según constata el libro Retail en Chile, de la Cámara de Comercio de Santiago- es el crecimiento en el número de viviendas, las cuales presentan una mejoría tanto en su infraestructura como en su equipamiento, lo que implica un mejoramiento en la calidad de vida de las personas.

Junto con ello, se aprecia un mayor acceso a los artículos electrónicos de uso masivo, como TV color, refrigerador, lavadora y teléfono celular, entre otros.

La penetración de Internet –asegura el libro- redunda en un consumidor informado y demandante, que puede comparar precios e incluso adquirir bienes importados sin salir del país.

En este contexto, el retail detectó las necesidades emergentes del consumidor y apostó por un segmento de la población que por su perfil de riesgo no tenía acceso al crédito en el sistema financiero.

La decisión no estuvo exenta de problemas. Este grupo social, mayoritariamente conocido como C2 y C3-D, no tenía incorporado el hábito ni la constancia que conlleva la compra en cuotas, por lo que durante varios años, las casas comerciales se vieron enfrentadas a altos índices de morosidad e incobrabilidad.

El proceso fue lento y requirió de gran esfuerzo en términos de educación e información al cliente, pero finalmente rindió sus frutos. Hoy ese segmento es considerado buen pagador, tiene asegurado un acceso permanente a bienes y servicios que hace algunos años parecían inalcanzables, y ha mejorado notoriamente su calidad de vida.

Si se ha evidenciado con fuerza el fenómeno de la movilidad social en el país -condición ineludible para acortar la brecha de las desigualdades-, esto es en gran medida gracias al acceso al crédito que han brindado las casas comerciales y otros actores nuevos que, en conjunto, representan más de un tercio del mercado total.

En el período que va entre los Censos de 1992 y 2002, el equipamiento de los hogares exhibe avances contundentes: la tenencia de TV color aumentó de 53% al 87%; la de refrigerador pasó de 55% a 82%; las lavadoras de 37% a 79% y los microondas, de 4% a 30%. Se estima que en la actualidad más de un 70% del consumo de bienes durables se realiza a través de créditos de consumo, mientras que hace sólo tres años dicha proporción era inferior al 45%.

No sólo se ha democratizado el crédito, sino que también se ha descentralizado, ampliando su penetración en regiones. Estimaciones de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) indican que el crédito otorgado fuera de Santiago por las grandes tiendas es porcentualmente mayor que las colocaciones en la Región Metropolitana.

El nuevo segmento “D”

Producto del crecimiento y la globalización, el segmento D ha sufrido cambios que le han permitido participar activamente de la sociedad de consumo. Se trata de familias con ingresos entre $250 mil y $450 mil mensuales, que representan cerca del 37% de la población.

De acuerdo a cifras de Adimark, este grupo consume anualmente US$12.000 millones, un 17% del total del país. “Antes éste era un mercado invisible, inexistente, pero el grupo D dejó la pobreza y entró en la categoría de clase media. Hoy tiene acceso a bienes, servicios y un nivel educacional que antes no tenía. La mayoría de los hijos de este grupo termina la educación media. Es un cambio no sólo económico, sino también cultural”, afirma Roberto Méndez, presidente de la empresa de Investigación de Mercado.

Dentro de este segmento se encuentra un grupo con mayor poder adquisitivo, denominado D+ o C4 –definición que acuñó McCann Erickson- que está compuesto por aquellas personas que tienen un trabajo estable, ingresos fijos y que, en su mayoría, son propietarios de sus casas o están en vías de adquirirlas.

De acuerdo al estudio de McCann Erickson, el segmento C4 tiene tarjeta de crédito, productos electrónicos, gasta el 21% de su ingreso en alimentación y tiene espacio para ahorrar una porción de sus ingresos.

Además, según los datos obtenidos, tienen plena conciencia de los gastos y se ajustan a sus ingresos. Si se endeudan, se programan de tal manera de poder hacer frente a sus créditos.

En esta misma línea, los sociólogos Rodrigo Salcedo, Alejandra Rasse y Juan pardo en el libro “El arte de clasificar a los chilenos”, plantean una serie de transformaciones estructurales –entre ellas la masificación de la educación- que permiten entender la nueva distribución social en Chile.

Es así como proponen una nueva segmentación, según la cual el segmento ABC1 sube de 10% a 15%, mientras que el D, baja de 35% a 25%. Y de ese 25%, sólo el 10% está en situación de vulnerabilidad crónica. En tanto, los grupos medios-bajos (C3), representan el 30% de la población. Y el C2 (grupos medios-medios) aglutina a un 15%.

De esta forma, la masa trabajadora con ingreso estable crece, con lo cual surge un consumidor nuevo que aspira a mejorar su calidad de vida y la de su entorno familiar.

Principales características del consumidor

El consumidor actual es más informado, más globalizado, con mayor sentido del ocio, más asertivo, más exigente, menos leal a las marcas, más selectivo y más competitivo.

Además, la vida moderna trae consigo la aparición de grupos emergentes con identidad propia como las mujeres, la tercera edad, los adolescentes… que tienen sus propias exigencias como consumidores.