Sector comercio: una cuestión de peso

Sector comercio: una cuestión de peso

Por Claudio Ortiz, vicepresidente ejecutivo de Retail Financiero

El comercio es uno de los mayores motores de desarrollo de Chile y de las grandes economías alrededor del mundo. Aunque esta afirmación parezca evidente, lo cierto es que en nuestro país este sector enfrenta una de las grandes paradojas del mundo empresarial.

Históricamente, la mayor influencia ha provenido de actividades tradicionales como la agricultura, la manufactura y la minería. Y aunque se trata de sectores claves para el país, es bueno actualizar la mirada considerando que la composición de la economía ha cambiado y también sus pesos relativos.

En general, a medida que los países se desarrollan, los servicios se expanden con más fuerza. Es así como, en países con ingreso per cápita por sobre los 30 mil dólares, el peso promedio relativo del sector terciario en el PIB alcanza el 68%, mientras en aquellos con ingresos más bajos solo llega al 59%. Los llamados países “industrializados” son, en realidad, verdaderas potencias de prestación de servicios.

Por ejemplo, Singapur tiene un ingreso per cápita que supera los 87 mil dólares y tres de cada cuatro dólares de su economía son generados por la actividad terciaria. Y uno de los principales referentes de este sector es precisamente el comercio. No por nada la empresa más grande del mundo, según el ranking Fortune Global 500, es justamente una empresa de retail (Walmart).

Chile ha tomado el mismo rumbo. Durante los últimos ocho años, el comercio ha contribuido en promedio 0,4 puntos anuales al crecimiento del PIB y hoy representa el 10,2% del total del producto, algo por debajo del peso de la industria (11,3%) y la minería (11,2%), pero muy por sobre la construcción (7,0%), los servicios financieros (5,8%) y la agricultura (3,3%).

El número de empresas dedicadas a esta actividad es también otra señal de la creciente importancia que ha ganado en nuestra economía. Según cifras de 2015, de casi un millón de empresas activas en el país, una de cada tres (352 mil) se dedican a la comercialización de bienes y servicios. Y no se trata solo de pequeñas empresas, sino que en el grupo de las grandes firmas el 29% son del Retail, sector que hace la mayor contribución.

Por lo mismo, esta área de la economía se ha convertido en el mayor aportante de puestos de trabajo del país, con 1,6 millones de ocupados (20% de la ocupación total); abriendo, además, crecientes espacios para la incorporación al trabajo de las mujeres, que representan casi la mitad de su fuerza laboral, y los jóvenes entre 15 y 24 años, que hoy ocupan el 15,3% de los empleos provistos por esta rama.

Se trata, entonces, de un sector clave para el país, que no solo ha sabido sortear los vaivenes de nuestra economía, sino también haber sido pioneros en la proyección regional e internacionalización gracias a la exitosa exportación de los modelos de negocios de importantes empresas del retail chileno, constituyéndose en embajadores de nuestra imagen país en América Latina.

El Retail ha sido un actor innovador y comprometido en períodos de expansión y desaceleración económica, por lo que es bueno que nuestras autoridades y el mundo empresarial valoren en su justa medida el aporte que este sector ha hecho. La economía de los servicios, y en particular el comercio, deben convertirse en el pilar que inspire el diseño de políticas públicas a futuro, de tal manera de alcanzar en un menor tiempo el anhelado desarrollo económico y social de nuestro país.

Publicado en La Tercera